¿Son los teléfonos inteligentes los sustitutos de los portátiles?

Como sabréis los que leéis el blog con asiduidad, tengo un iPhone (sí, soy esclavo de Movistar al menos 2 años) desde hace unos 6 meses. La experiencia como usuario no puede ser mejor, más que por todas las consabidas ventajas del terminal, por que se trata de un dispositivo en constante evolución, gracias a las muchísimas aplicaciones que cada día se publican en el AppStore de Apple.

Gracias a estas aplicaciones, el iPhone ya no es solo un movil-con-iPod-iTunes-y-3G, si no que se convierte en una herramienta de productividad/ocio espectacular. Dado que cuenta con un procesador interno más potente que, por ejemplo, el de una PSP, el que quiera el móvil para jugar, se conecta a la AppStore y se descarga los juegos que quiera, a unos precios que van desde 0 € hasta (el más caro que he visto yo, uno de Ferrari, una excepción) 7,99 €.

El que quiera el iPhone como una herramienta de productividad u ocio no de juegos (como es mi caso), también está de enhorabuena, porque te puedes encontrar aplicaciones de todo tipo, yo por ejemplo he descargado:

  • Gestores de ficheros para utilizar la memoria interna del iPhone como disco duro externo (además cuenta con un lector de PDF y archivos de Office, así que cualquier cosa que lleves en el móvil la puedes consultar).
  • Versiones para iPhone de todas las redes sociales más importantes. Yo tengo instaladas las de Facebook, Linkedin y Twiterrific, un lector y editor de Tweets.
  • Búsqueda de Google por voz (si, en inglés, pero funciona)
  • Editor de Blogs de WordPress (de hecho, algún post de este blog está editado desde el iPhone)
  • Grabadora (útil para tomar notas cuando no tienes papel y bolígrafo a mano)
  • Lector de Google Analytics. Es un poco limitado, pero al menos me da las lecturas de 15 cuentas de Analytics diariamente y de forma precisa.
  • VNC para iPhone. Aprovechando las posibilidades VPN del terminal y con el VNC, accedo a mi PC de escritorio sin ningún problema desde cualquier sitio con cobertura 3G o Wi-fi.
  • Shozu: Es un programa que te permite editar la información de múltiples redes sociales, incluyendo posts en blogs de Blogger, pero la verdad, le he dado un par de usos y lo he sustituido por Ping.fm
  • Ping.fm, en su versión para iPhone, que me permite postear mi status en Facebook, Linkedin o Twitter, por poner un ejemplo, escribiéndolo una sola vez en el terminal.
  • Otras aplicaciones que tengo instaladas no relacionadas directamente con la productividad: Detector de radares (sí, lo reconozco), Shazam, carteleras de cine que emplean el GPS del iPhone para decirte los cines más cercanos, Google Earth, Conversor de Unidades, bolsa by Bloomberg, Last.fm para iPhone, Radios (Cadena100, RNE, etc), detector de puntos W-fi gratuitos para usuarios de Telefonica, planos y rutas del Metro de Madrid, etc etc etc)

Hay miles de aplicaciones más que probar y descargar, y cada día son muchas las novedades. Como veis el iPhone es un terminal muy versátil (hasta hay aplicaciones que “convierten” el iPhone en un nivel, o en un pulsómetro) dado que se puede emplear para casi cualquier fin.

Quizás nos encontremos a medio plazo con que las empresas retomen la implementación de sistemas de gestión comercial o ruteros programados específicamente para móviles de nueva generación, toda vez que la “moda” de aplicaciones comerciales para PDAs está más que superada.

En cualquier caso, desde que tengo el iPhone me he dado cuenta de que cada vez dejo más veces el portátil en la oficina. Antes de tenerlo, era habitual que al menos 1 vez cada dos días me llevase el portátil a casa, y en muchas ocasiones era porque no me había dado tiempo a responder o leer algunos emails, o porque quería leer un par de documentos que tenía pendientes, o porque simplemente por si acaso, no fuera a ser que al llegar a casa tuviese que hacer algo relacionado con el trabajo.

Todas esas tareas las desempeño ahora con el iPhone, y me pregunto si no estaremos antes un punto de inflexión en las respectivas curvas de demanda de Móviles de nueva generación y portátiles, hasta tal punto que el portátil acabe siendo “fijo” y el móvil acabe siendo “PC portátil“.

Al menos en mi caso voy por ese camino. (O lo intento, dado que en cuanto a autonomía de batería queda mucho por mejorar…)