Redes Sociales en la PYME

Hace una semana tuve el honor de poder participar como ponente en la jornada “Redes Sociales y su utilidad más allá de las modas”  junto con con dos grandes cracks del marketing y las redes sociales como Alberto Lázaro y Rubén Bastón. La sesión fue organizada por José Manuel Alarcón en el marco del Foro de la Sociedad de la Información del Club Financiero de Vigo.

Alberto Lázaro comenzó hablando de las claves para que las pequeñas empresas puedan aprovechar las redes sociales como una herramienta de diferenciación, y una vía de transmisión e “infección” de sus productos y servicios a través de historias.

En mi caso, expliqué las lecciones que aprendimos en Buscadestinos.com en nuestra campaña x1euro, que, con poco presupuesto y mucha imaginación, nos permitió generar una comunidad interesante en torno a nuestra marca.

Finalmente, Rubén Bastón nos enseñó las moralejas que podemos extraer de los fallos que otros han cometido anteriormente en las redes sociales, desde un punto de vista cronológico, y, como siempre, con una presentación muy amena.

Conclusiones

Del interesante debate posterior, se pueden extraer varias conclusiones, que creo son las que dan valor añadido a la iniciativa, y quiero compartirlas con vosotros:

  • Es necesario tener un oferta diferencial, contar una historia, sobresalir. Tanto en el mundo off-line como en las redes sociales, el consumidor tiene una sobredosis de información difícil de asumir. Sin grandes medios a nuestro alcance, ni publicitarios ni presupuestarios, las PYMES debemos optar por el camino de la diferenciación, de aportar valor a nuestra oferta, para poder competir. Algunos de los ejemplos que aportó Alberto Lázaro son bastante significativos: Lavanderías-cafetería (http://wash-coffee.com/), Chocolateros artesano (http://mastbrothers.com/) o baños publicos con glamour (http://www.2theloo.com/)
  • Para tener un valor diferencial, no hace falta una gran inversión, simplemente aplicar la creatividad que todos llevamos dentro, al conocimiento de nuestro negocio, mercado y cliente.
  • Si vas a llevar a cabo campañas de social media, conoce antes el medio, y ponte en disposición a aceptar la conversación. Casos de éxito como el twitter de R (http://twitter.com/mundoR) compartieron el debate con sonadas meteduras de pata como la famosa “United Breaks Guitars“, el obituario adelantado de Fraga, o el caso IKEA.
  • No hay una red social de referencia. Alguno de los asistentes preguntó en qué red social debía estar. Como buenos gallegos, todos opinamos “depende”. Depende de tus objetivos. Todos coincidimos en que las redes sociales son un medio, no un fin en si mismas, y que debes partir de tus objetivos hacia abajo, construyendo relaciones con tus clientes que traspasen “fronteras digitales”.

Generación de Modelos de Negocio

Se acerca la nueva edición de The Monday Reading Club, que tengo el honor de co-organizar con grandes profesionales como José Manuel Alarcón, Nico Castro, Javier Varela y el que nos lió a todos, Jesús López.

En esta ocasión, nos reuniremos el 12 de Septiembre a las 19:30, como siempre en La Casa del Libro, para hablar acerca del libro “Generación de Modelos de Negocio” de Alexander Osterwalder y Yves Pigneur.

El libro aborda desde una perspectiva muy esquemática, limpia y accesible, la manera de generar nuevos modelos de negocio en sector tradicionales. A través del famoso “Canvas“, propone que repasemos punto por punto todos aquellos aspectos que debemos tener en cuenta para hacer las cosas de una manera novedosa, distinta, innovadora, y conseguir “romper” las reglas de nuestro sector.

Apple, Google, Zara, Wall-mart…muchos son los ejemplos a lo largo de los años, de empresas cuyo éxito se fundamentó en afrontar las soluciones a los problemas de los clientes de su sector de manera distinta, creando mercados de la nada (iPad, Publicidad en buscadores) o reinterpretando de manera magistral sectores tradicionales (Inditex).

Es sin duda un libro interesante, ameno, muy recomendable para “limpiar la mente” si estás pensando en emprender, y en esta ocasión se encargará de presentarlo Pablo Moreiras, que fue quien nos habló del libro en primer lugar 🙂

Tengo un sueño, ¿me ayudas?

Antes de que empieces a leer, ten en cuenta que este post no tiene que ver con la línea habitual de este blog. No habla de tecnología, ni de innovación, ni de Social Media. Sin embargo, creo que mi blog personal la mejor tribuna para albergarlo porque no es más que eso, una reflexión muy personal.

Una de las cosas que tiene ser padre, además de todo lo obviamente maravilloso, es que de repente las frases que tu madre te repetía como un mantra cuando eras crío, cobran sentido. Yo mismo he recogido ese testigo inconscientemente, y me encuentro diciéndole a mis hijas “apaga las luces“, “tú te crees que el dinero crece en los árboles“, “cómo te lo tengo que decir“, o no se tira la comida.

Esta última es más que seguramente común a todos los que, como yo, tengáis padres nacidos en la postguerra, que se criarion valorando mucho lo que significaba poder llevarse todos los días algo a la boca, lo cual, en Galicia, afortunadamente y gracias a las leiras, no fue un problema tan grave como en otras zonas de España.

La situación actual no es comparable a una postguerra, pero sí es crítica para muchas familias, que se han encontrado sin recursos económicos en poco tiempo, por los motivos que sean.

El Supermercado y el pollo

Llevo tiempo pensando en cómo puedo ayudar a la gente que tengo cerca a que no pase hambre. Lamentablemente cada vez más gente parte de nosotros la pasa, y si no cambian las cosas pronto, puede que sea un problema importante en nuestra sociedad. He aportado dinero a ONGs locales, e intento ayudar en lo que sea, pero siempre me queda la sensación de que puedo hacer más.

El otro día, a la entrada del supermercado, un hombre de mediana edad franqueaba la entrada, pidiendo limosna. Me paró y me dijo que no quería dinero, que por favor le comprase un pollo. A la salida del súper le dí el pollo, y me di cuenta de que aquella era la gota que colmaba el vaso: tenía que intentar hacer algo más para ayudar a la gente que tengo cerca.

Tengo un sueño

Mi sueño es poder ayudar a la gente que tengo cerca a que no pase hambre, reciclando los alimentos que cada día desperdiciamos en nuestras casas.

Ayudar a la señora que te cruzas por la calle que no ha cenado ayer y hoy no sabe si comerá. Al niño que no entiende que está pasando, pero entiende que a veces no tiene nada que llevarse a la boca, al anciano, al padre…a que no pasen hambre. Porque no puedo darles un empleo, no puedo darles dinero, no puedo darles expectativas ni esperanzas, pero si puedo ayudar a que parte de la comida que sobra en todas las casas todos los días, llegue a quien realmente la necesita,  podremos entre todos ayudar a mucha gente todos los días.

El plan

Piensa en lo que diariamente tiras a la basura en tu casa. ¿Cuánto de ello es comida que se puede aprovechar? Me saca de mis casillas tirar comida. Me da un pinchazo el alma cada vez que un plato medio lleno acaba en el contenedor. La gente que pasa hambre en tu ciudad no tiene qué llevarse a la boca, mientras tú tiras la primera y la última rebanada del pan de molde, o una galleta que resulta que a tu hijo ya no le gusta.

Piensa la de cosas que diariamente serían válidas para consumir esa misma noche  si las fueses guardando en vez de tirarlas. Piensa en los guisantes que apartan tus hijos. En el pan que sobró de la comida. Seguro que se te ocurren más ejemplos.

Ahora multiplica eso por todas las casas de tu edificio. De tu manzana. De tu barrio. De tu ciudad. De España. Del Mundo.

Ahora piensa que esa comida se la pudieras dar a alguien que esa noche pasará hambre. ¿Se la darías?

¿Cómo puedo ayudar?

Como ya te habrás dado cuenta, mi sueño tiene alguna que otra complicación para ser llevado a cabo. Implicaciones sanitarias, logísticas, de comunicación, de coordinación, legislativas.

Por eso os pido ayuda. Por intentarlo que no quede.

Mi objetivo no es lucrativo, no hago esto por interés, solo lo hago porque quiero ayudar a la gente que tengo cerca.

La idea es juntar a un grupo de profesionales que esté interesado en desarrollar esta idea aportando su conocimiento y experiencia en su área, analizar las implicaciones de llevarla a la práctica, y si es factible, simplemente, hacerlo.

Ayudar a los demás. Las nuevas tecnologías nos darán el soporte para poder coordinar el trabajo tanto si estás el Lugo como si estás en Sevilla, o en Kuala Lumpur.

Creo que necesitaríamos profesionales o empresas en los siguientes ámbitos para analizar las implicaciones:

  • Profesionales sanitarios
  • Abogados
  • Profesionales de la gastronomía
  • Personal de la Administración Pública
  • Diseñadores gráficos
  • Periodistas
  • Profesionales de la logística alimentaria
  • Representantes de ONGs
  • Químicos
  • etc.

* Si crees que tienes un perfil que se me ha olvidado y puede contribuir a desarrollar el proyecto, adelante. Esto es un primer esbozo.

Espero poder convertir mi sueño en realidad, y crear un grupo de trabajo que pueda llevar esto adelante. ¿Me ayudas?

Si estás interesado en aportar tu granito de arena, por favor envíame un mail a tengounsueno.meayudas@gmail.com

10 claves para entender Google +

En primer lugar, gracias por llegar a mi blog. Eso indica que tenías un interés real en leer el supuesto post acerca de Google +

Pero sencillamente, el post no existe. Es un experimento. Simplemente quiero averiguar cuánta gente retuitea un post en twitter sin leerlo siquiera. Para ello, contaré la gente que ha abierto este post, y la gente que lo retuitea.

Si hay más RTs que lecturas…pues, bueno, se cumplirá mi teoría:

UN ALTO PORCENTAJE DE LA GENTE REUTITEA SIN LEER LO QUE RETUITEA, SIEMPRE QUE SE CUMPLAN ALGUNAS CONDICIONES:

  1. El post es de un tema de actualidad, o polémico
  2. El post incluye las palabras:
    1. Social media
    2. ROI
    3. Google
    4. Facebook
  3. El título incluye un listado de cosas (“10 maneras efectivas de…”, “las 5 claves para…”, “20 trucos para dominar…”) etc

A ver si tengo razón o no.

Por lo de pronto, gracias por acceder al post, demuestra que eres de los que lee los tuits antes de retuitearlos…ah! y de paso te pido un favor: retuitea este post, para que el experimento tenga la mayor difusión posible 🙂

¿Twitter o Facebook?

Hace tiempo que quiero escribir acerca de las diferencias de Twitter frente a Facebook, y cuál es mi opinión al respecto. Las diferencias más o menos todos las tenemos claras, pero a la hora de emitir una opinión, me pasaba algo curioso: ni estaba muy seguro de cuál me gusta más (ni creo que sean excluyentes), ni quería emitir una valoración subjetiva sin más.

Por eso, he intentado “objetivizar” mi opinión, que veréis al final de este post. Para ello, he cogido las 100 últimas entradas de mi timeline en ambas redes, y he clasificado cada una según su tipología, para determinar cuál de las 2 redes me resultaba más relevante, productiva, útil o divertida a la hora de seguirla.

Huelga decir que el análisis no es ni mucho menos concluyente por varias razones, pero las más claras:

  1. Las 100 últimas entradas no son representativas del timeline en su totalidad (pero algo había que coger) 🙂
  2. No sigo a las mismas personas en Facebook que en Twitter, por lo que la comparación ya es de por sí heterogénea

Después, he ponderado cada entrada, en función de lo que para mí representa. Es decir, el spam para mí no es bueno, por lo que lo pondero con -1 puntos. Los periódicos digitales me son indiferentes, ni me molestan ni me emocionan, así que los pondero con un 0. Finalmente, las cuestiones relevantes (posts interesantes, recomendaciones, ofertas de empleo, etc.) las pondero positivamente, con un 1.

Claro, que cada uno puede tener su ponderación, así que de nuevo, el análisis no es concluyente porque contempla mis ponderaciones personales. Si a tí te gusta leer humor irrelevante, por ejemplo, tu puntuación final sería distinta de la mía, obviamente.

Para que el análisis fuese concluyente, además habría que coger varios días, a horas distintas, etc. Dicho esto, sigue siendo un ejercicio interesante, y sobre todo divertido.

Las categorías en que he dividido las entradas son diversas, las principales:

  • Enlace a post relevante.
  • Autobombo
  • Peloteo
  • Estoy haciendo nosequé (check-ins o entradas del tipo “Me pica el pie derecho, me voy a tomar un colacao, bla bla bla…)
  • Humor irrelevante (cosas como “si Belen Esteban fuera presidenta, tendríamos un Ministerio de Higualdad”, etc.)
  • Frases lapidarias. Este categoría me encanta, sobre todo en Twitter. Frases que pretenden sentar cátedra, gurusianas a tope, y que en la mayor parte de las veces, no tienen ni pies ni cabeza 🙂
  • Conversación no relevante. Ver a otros hablar de cosas que ni me van ni me vienen.
  • Peloteo (encantado de haber conocido al gran nosequién, o que crack fulano de cual, etc…)
  • Otras (denuncia social, recomendaciones, etc.)

Pues bien, los datos de las últimas 100 entradas de mi timeline son los siguientes:

Leyendo la tabla, veréis que aplicando el sistema de puntuación mío particular, Twitter sale perdiendo, sobre todo por el impacto del humor irrelevante, el peloteo y el spam, mientras que Facebook sale bastante bien parado.

Realmente la tabla no es fiel reflejo de mi opinión personal. Quizás me guste más Facebook que Twitter porque me roba menos tiempo, y me gusta poder tener una conversación agrupada visualmente dentro de la ráiz, no a través de @replies. Pero hay un dato destacable, que compensa el humor irrelevante, peloteo y demás cuestiones: los enlaces a post relevantes. Ahí twitter se lleva la palma.

¿Qué opináis vosotros? ¿Os animáis a hacer una tabla similar con vuestros timelines?

Incongruencias inesperadas

Esta semana asistimos al acto de recogida del Premio Innova-G a la mejor campaña Social Media, por x1euro, en la 1ª Edición de los premios, promovidos por AGESTIC, y confinanciados por la Xunta y otras entidades representativas de Galicia.

Ante todo, estoy muy agradecidos tanto a la organización, como a las personas que nos han apoyado para conseguir este pequeño reconocimiento a nuestro trabajo. Además, me parece una iniciativa muy interesante, y deseo que dure muchos años más, porque nos da una referencia del verdadero potencial tecnológico y emprendedor que hay en Galicia.

¿Cómo funciona esto?

El premio estaba dividido en 2 categorías, los premiados por los internautas, y los premiados por el Jurado. Cada candidatura tendría pues, 2 ganadores.

En el caso de los premios de los internautas, el sistema era sencillo: cada candidatura podía ser votada libremente por cualquier visitante de la Web (1 voto por IP), y la que más votos obtuviera (fue nuestro caso en la categoría “Mejor Campaña Social Media”), ganaba.

En el caso de los premios del Jurado, el sistema era el tradicional: un Jurado (he intentado recuperar el mail en que nos detallaban los miembros, pero no lo he encontrado, siento no poder reproducirlo…), elegía los que consideraba que eran los mejores de cada categoría.

El Acto

El acto de entrega se celebró en el Centro On CaixaGalicia de Santiago de Compostela, en un moderno y equipado (aunque algo pequeño) salón de actos, al que acudimos los premiados a recoger nuestros premios.

Al principio hubo 3 intervenciones de distintas personalidades, que destacaron sobre todo tres aspectos:

  • El empuje de los emprendedores tecnológicos en Galicia.
  • Las ayudas administrativas a los emprendedores.
  • La importancia de la participación de la gente en la nueva Web (2.0, siento el “palabro”, pero lo reproduzco tal y como se dijo…), y los importantes números de visitas y votos de la iniciativa.

Posteriormente, se procedió a la entrega de premios, donde encuentro las incongruencias que dan título a este post.

Jurado 2.0

A pesar de que las personas que presentaron el evento comentaron con acierto que la Red está cambiando gracias a la participación de las personas, de hablar de Web 2.0 y de comunidad, creo que la organización cometió un error de coherencia: Otorgó dos niveles de importancia distintos a los premios, dando en entender que los premios más importantes eran los otorgados por el Jurado, siendo los de los internautas, premios “menores”

Que conste que de nuevo quiero dejar claro que estamos encantados con nuestro premio, el trato recibido, y la organización. Mis comentarios son enteramente a nivel personal, y solo con el único  ánimo de abrir un interesante debate al respecto.

Mi opinión

Sé que este humilde análisis, que sólo persigue crear algo de debate, me puede granjear alguna que otra enemistad de gente que no se lea el post entero y opine por algún párrafo, o por lo que otros le cuenten, pero la verdad, una de las ventajas de ser independiente, es que puedo opinar lo que me venga en nada sin tener que someterme a ningún clientelismo innecesario.

En mi opinión, si verdaderamente es necesario (que lo dudo) crear 2 categorías, las trataría de forma equitativa, y si es necesario (que lo dudo), otorgarle más importancia a una que a otra, se la daría a los premios de los internautas, que reflejan de forma práctica lo que las intervenciones de los organizadores predicaban al inicio del acto: el nuevo paradigma y la importancia de la participación de las personas en la nueva Red.

Evidentemente sería necesario establecer un filtro que comprobase que no se estén produciendo irregularidades en las votaciones, o que los candidatos están presentado candidaturas válidas, o en las categorías adecuadas, pero no eso no supone la menor complejidad.

Lo que ha sucedido, haciendo una analogía un poco bruta, sería como si la portada de Menéame, Digg, o Bitácoras la decidiese el equipo de redacción en vez de los votos de la gente. O como si un consejo de sabios en Google determinara qué páginas deberían aparecer en las 10 primeras posiciones para cada búsqueda.

De ahí mi sorpresa al comprobar que las intervenciones previas hablaban de “participación”, “web 2.0”, “nuevo paradigma” y términos similares, para unos minutos después, aplicarse un cuento completamente distinto otorgando una importancia menor  los premios que ha votado la Red.

Si no, que se lo pregunten a empresas como GAP, MySpace, Tuenti o Facebook, que se han visto obligadas a cambiar sus políticas de privacidad (caso de Facebook y Tuenti) o diseño gráfico (casos de Gap y es de esperar MySpace) en función de la opinión de los internautas.

Como he dicho en varias ocasiones a lo largo del post, me interesa mucho conocer vuestras opiniones. ¿Cómo lo veis?

Minifundismo Tecnológico

Minifundio:

m. Terreno de cultivo de reducida extensión y poca rentabilidad, que permite exclusivamente una economía de subsistencia.

Galicia es tierra de minifundio. Muchos pequeños trozos de tierra, confilctos de lindes, y cada uno agarrado a sus pocos rendimientos porque, literalmente, les va la vida en ello.

Es algo que se ve en la agricultura, en la ganadería, pero también se puede apreciar en otros campos de actividad, metafóricamente hablando.

El otro día hablando con colaborador acerca de los múltiples “saraos” que se agolpan cada otoño en nuestras agendas, en un tono medio en broma solté este concepto de “Minifundismo Tecnológico“. Y es que en realidad, por muy avanzados tecnológicamente que seamos, por mucho que Galicia sea dinámica como pocas comunidades en cuanto a Start-ups de base tecnológica, y por mucho esfuerzo que pongamos todos en sacarlas adelante, acaba saliendo el carácter minifundista gallego.

Sin hacer demasiada investigación de fondo (lo reconozco, mea culpa…), cualquiera de los que estamos en este mundillo podemos nombrar al menos 5 agrupaciones de empresas tecnológicas, 3 asociaciones gallegas de empresas TIC, 6 agrupaciones locales de Twitteros, e incontables iniciativas de orientación hiper-localista de contenido tecnológico.

Minifundios tecnológicos…

No nos miremos mucho al ombligo, porque es algo que pasa en otros sectores más longevos, como la construcción, el metal, el turismo, el naval…Hay casi más asociaciones, federaciones, agrupaciones, clusters y agrupaciones, que empresas.

¿Porqué conformarse? ¿Porqué no vamos a ser diferentes los que nos dedicamos a las nuevas tecnologías?

  • Somos más jóvenes (de media)
  • Somos emprendedores, y vivimos en el mundo de la prueba-error
  • Nuestro mercado natural es el mundo
  • Estamos muy abiertos a compartir experiencias y ayudarnos mutuamente

Así que ¿por qué no cambiamos el minifundio por una gran explotación única? ¿Acaso no podríamos de ese modo…

  • …hacer más fuerza en la Administración?
  • …hacer misiones comerciales internacionales conjuntas?
  • …encontrar sinergias y compartir servicios comunes?
  • …ser más independientes económicamente de subvenciones y ayudas?
  • …compensar nuestro aislamiento geográfico?
  • …compartir costes de formación?
  • …hacer una verdadera bolsa de empleo TIC?
  • …evitar la sangrante y continua fuga de talentos ?
  • en defintiva, ser más competitivos?

¿Estoy diciendo alguna locura?

El Mundo Groundswell

En la pasada edición de The Monday Reading Club Vigo (que ha sido ya la 10ª), hablamos de un libro llamado “El Mundo Groundswell“. He tenido la ocasión de poder presentarlo, y he de decir que me ha parecido un libro interesantísimo, y muy recomendable para todos aquellos que estén intentando rentabilizar sus acciones en redes sociales.

El Libro

El libro es algo antiguo para la velocidad en la que evolucionan las cosas en internet. A pesar de ser un libro de 2007, aparentemente reciente, en 3 años las cosas han cambiado bastante, y es destacable que, por ejemplo, en pocos ejemplos se hable de Facebook o Twitter como grandes plataformas de conversación.

Por lo demás, los autores son Josh Bernoff y Charlene Li, dos ejecutivos de Forrester Research, que en su día participaron en la redacción del estudio “Social Computing“, del cual surgió el término “Groundswell“.

El Groundswell

El término Groundswell, que en inglés significa marejada, o mar de fondo, sirve para ilustrar las nuevas formas de comunicación entre personas facilitadas por internet. Se refieren como Mundo Groundswell a aquel en el cual las personas se comunican e intercambian información, sin tener que recurrir para ello a entidades “tradicionales” como las empresas.

En este escenario, en el que el equilibrio de poderes tradicional bascula hacia el lado del usuario, el libro propone un enfoque sistemático para aquellas organizaciones que quieran “entrar en el Groundswell” para comunicarse con sus clientes actuales o potenciales.

Lo importante son las personas

Un concepto importante del libro, que se repite en multitud de referencias, y que además comparto al 100% es que lo importante a la hora de entrar en el Groundswell, no son las tecnologías, sino las personas.

Las tecnologías evolucionan, se ponen de moda, vienen y van, pero las personas encuentran formas de comunicarse con o sin ellas, por eso debemos centrarnos en conocer los hábitos conductuales de las personas en la red, en vez de centrarnos en abrir corriendo 10 perfiles en otras tantas redes sociales, antes siquiera de saber qué haremos con ellos.

El Perfil SocioTecnográfico

Lo primero que hacen para establecer una estrategia de entrada en el Groundswell es organizar a la gente que allí habita. Para ello, determinan 6 posibles perfiles de personas según el uso que hacen de las actividades groundswell. Así, para cada segmento poblacional que queramos analizar, deberíamos saber la cantidad que tenemos de cada uno de los siguientes:

  1. Creadores
  2. Críticos
  3. Coleccionistas
  4. Sociables
  5. Espectadores
  6. Inactivos

Podéis obtener perfiles sociotecnográficos por edades y países en esta herramienta gratuita disponible en la web de Forrester.

Estrategias

A partir de ahí, los autores nos hablan de 5 objetivos “maestros” que podemos tener para entrar en el Groundswell, diciéndonos, incluso que cualquier objetivo imaginable puede ser subordinado a alguno de los siguientes:

  1. Escuchar
  2. Hablar
  3. Transmitir energía
  4. Apoyar
  5. Integrar

La estrategia que elijamos debe depender de lo que queramos conseguir de nuestros clientes. Los autores hacen una analogía entre los objetivos anteriores y funciones de la empresa tradicional, haciéndonos ver que en muchas ocasiones, para entrar en el Groundswell, lo único que tenemos que hacer es continuar con funciones que ya estábamos llevando a cabo, pero dentro del Groundswell. Así:

  1. Escuchar equivaldría a Investigación de Mercados
  2. Hablar equivaldría a la función de Marketing
  3. Transmitir energía equivaldría a la función de Ventas
  4. Apoyar equivaldría a la función de Soporte post-venta
  5. Y finalmente, Integrar equivaldría a la función de I+D

Y del mismo modo que asocia las estrategias a las funciones tradicionales de la empresa, las asocia también al perfil sociotecnográfico de tu target. En función del comportamiento mayoritario de tu target, te convendrá llevar a cabo una estrategia de entrada en el Groundswell u otra.

Es particularmente interesante el capítulo de “Hablar”, en que destaca la recomendación de formas de hablar con el Groundswell en función del “problema” de comunicación que tenga tu organización. Así

  • Si tu problema es de conocimiento de marca, habla mediante virales.
  • Si tu problema es que necesitas recomendaciones, habla en las redes sociales
  • Si tu problema es que tu producto es complejo de explicar, dale a groundswell Blogs y Wikis
  • Si tu problema es de accesibilidad a tu target, dales un comunidad

A partir de ese momento, el libro ilustra de una manera muy concisa todas y cada una de las estrategias, mediante ejemplos más o menos afortunados, pero siempre fundamentados.

Mi opinión

El Mundo Groundswell es un libro que me ha gustado. No dice esencialmente nada demasiado nuevo, ni es un libro agitador de conciencias o “rule-changer” como puede ser cualquier de Seth Godin, pero cumple su papel: sistematiza los motivos, pasos y estrategias de entrada en las redes sociales. Por eso es un libro que recomiendo a cualquiera que esté interesado en sacarle partido a internet para conocer más a sus clientes, o intentar conseguir algunos nuevos.

No comparto en absoluto la afirmación alarmista de los autores, que en algún pasaje nos vienen a decir que no estar en el Groundswell equivale a una especie de suicido absurdo.

Sigo pensando que las redes sociales no son para todos, y que las cosas que a veces suceden en internet y que son mencionadas hasta la saciedad en congresos, conferencias, jornadas y demás reuniones, son magnificadas en un intento de “asustar” a aquellos que todavía no tienen presencia activa en internet o siquiera estrategia para tenerla. (Intereses pecuniarios de por medio…)

Creo que es mejor no estar, que estar como están algunos.