La web 2.0 está cayendo en desgracia

Sí, amigos, es triste reconocerlo, pero la web 2.0 ya no “mola“, no está de moda, y al que se le asocie con ella, seguro que no tiene un futuro demasiado brillante.

Puede parecer exagerado (y en cierto modo lo es), pero ayer comprobé que no debe estar demasiado lejos de la realidad, porque en el Foro de Turismo y Nuevas Tecnologías organizado en Pontevedra por el Patronato de Turismo Rias Baixas sucedió algo muy curiso.

Uno de los aciertos del Foro fue el esfuerzo y acierto de traer a 4 auténticos monstruos de las nuevas tecnologías aplicadas al turismo:

  1. Jimmy Pons (jimmypons.com)
  2. Pedro Jareño (minube.com)
  3. Tomeu Bennasar (Logitravel.com)
  4. Nico Bour (edreams.es)

Sencillamente genial. Gente con mucha experiencia en algunos casos, auténticos creadores del sector (edreams.es y logitravel.com), gente que ha creado nuevos conceptos, demostrando que no debemos estar quietos, y los mercados los crean los clientes, solo hay que ponerlos a su disposición (minube.com), y auténticos estudiosos del turismo, que han “mamado” turismo offline y online antes de que muchos llegásemos a este mundillo (Jimmy Pons).

Lo que sucedió y me resultó curioso es que los 4 ponentes sin excepción, en algún momento de su charla, dejaron claro que el término 2.0 no les gustaba, y que preferían no utilizarlo, a pesar de que tanto el folleto del Foro como algunos de las Bios de los ponentes aparecían plagadas del término.

Si 4 personas de referencia en el que se ha dado en llamar Travel 2.0 o Turismo 2.0 desprecian el término es que algo se mueve, ¿no?

Se me ocurren varias razones por las que el término puede estar empezando a “caer” mal:

  1. Se ha generalizado. No nos engañemos, a la gente que de una manera u otra trabajamos en el medio Internet, cuando un término, una página, o una tecnología se generaliza, y hasta nuestra abuela nos habla de ella, como que “pierde gracia”. Cuando la nombramos está demasiado extendida como para sorprender o como para ser suficientemente “pioneros”.
  2. Se ha abusado de ella. Quién no ha oido hablar de “La central de reservas 2.0” o “la página de churros 2.0” o “tu portal de noticias 2.0”, todo es 2.0, y respetando el origen del término, no siempre es así. A veces se confunde 2.0 con un diseño determinado (se habla de darle a las webs un “aspecto más 2.0”) cuando realmente se trata de hacer tu web más abierta y participativa. Es más, ya había webs 2.0 antes de que se acuñase el término (solo que ellas no lo sabían…)
  3. Ha generado mucha tierra quemada. Ayer en el Foro coincidí con empresarios del sector que habían sido “seducidos” por proyectos de consultoría 2.0, diseño 2.0, web 2.0, y habían sido sencillamente víctimas de viles timos. Al abrigo del término, también han surgido empresas y expertos que emplean el término para dar a sus servicios un trasfondo, contenido o acceso al mercado que luego no se ve justificado con un ROI adecuado, ni siquiera existente.

Con todo esto, lo que está sucediendo es algo que definió Warren Buffet, y que conocí en el Twitter de Albert Barra (vía @Javier_Aguilar) “La ventaja de la Crisis es que al bajar la marea se ve quien nadaba en bolas

¿Pueden ser estas las razones de que los expertos actuales de Internet y Turismo “huyan” de ser asociados con esta denominación?

Seguro que se os ocurren muchas más, o habéis tenido reflexiones similares, que os animo a compartir.

EDITO 01/04/2009:

Algunos de los ponentes se están haciendo eco del Foro en sus blogs, os dejo un par de enlaces. Huelga decir que estoy completamente de acuerdo con ellos en que el Foro fue todo un éxito de concepto, de seguimiento, y de “agitador de conciencias”.

Nico Bour en el Blog de Edreams

Pedro Jareño en el Blog de Minube

Jimmy Pons en su blog

7 pensamientos en “La web 2.0 está cayendo en desgracia

  1. Bueno, en mi opinión creo que el principal problema es el segundo que indicas. Desde hace dos años todo el proyecto que se creaba en Internet se le añadía la coletilla “2.0”, con lo que al final se ha logrado que pierda su sentido y que suene a “charlatanería”.

    Es una pena, puesto que yo soy de los que defienden que es necesario dar un nombre a las cosas (ya sean objetos o tendencias) y sin duda el término 2.0 era algo muy bonito hasta que poco a poco lo hemos desvirtuado entre todos.

    Un saludo,

  2. a mi tampoco me gusta usar el termino 2.0, siempre que hablo de esto me gusta más hablar de “social media” o medios sociales, creo que define mejor lo que esta revolución.

  3. el termino 2.0 creo que se esta volviendo un poco en contra del enfoque del mismo. Es demasiado marketiniano y se aplica a demasiadas cosas. Lo importante es ser transparante, abierto y comunicativo. despues cada cual que lo integre segun su estrategia y modelo.

  4. Pingback: Algunos enlaces sobre el VI Foro de Nuevas Tecnologías aplicadas al Turismo. Redes Sociales y Travel 2.0 | the orange market :: el blog de marketing

  5. @Miguel Angel Gaton
    es una pena, pero es un poco el trasfondo del post, ha surgido un aluvión de listillos al amparo del término. Malo por un lado, bueno porque significa que realmente estamos ante algo gordo.
    @Raul
    Estoy de acuerdo con el término, creo que lo define muy bien. Sin embargo creo que al Social Media como término le está empezando a pasar como al 2.0, ahora todo el mundo es “SMO” o “Experto en social media”, etc etc…
    @Nico Bour
    …Lo que me lleva a coincidir contigo en el razonamiento. ¿Porqué necesitamos un etiqueta? Al fin y al cabo acabará volviéndose contra sí misma. Simplemente cada cual que aplique a su negocio las posibilidades que nos brinda la tecnología y explosión en el uso de internet para comunicarse de forma más directa con sus clientes, proveedores, accionistas, o quien sea.

  6. Pingback: Las burbujas cuando explotan hacen Boom! | el Blog de José Alcañiz

  7. Totalmente de acuerdo con tu post y los comentarios de mis compañeros de viaje experiencial. Los gurus de Marketing tienden a etiquetar todo para reactivar nuevas vías de negocio. Travel 2.0 implica que las marcas dejan de tener el control a consecuencia de que los usuarios son adprosummer, ellos producen y comparten contenidos, consumen publicidad emocional cuando la demandan. De echo, en minube estamos atentos continuamnete a este viajero para satisfacer sus deseos y desarrollar funcionalidades que se adapten a sus necesidades. La generación 2.0 deja de ser estática, y busca su continua expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.