El otro día se levantó una polémica bastante irrisoria en el entorno de Izquierda Unida por un discurso pronunciado por su coordinador general Cayo Lara en el que alababan la capacidad profética de Karl Marx, citando un extracto de “El Capital“, que decía así:

Los propietarios del capital estimularán a la clase trabajadora para que compre más y más bienes, casas, tecnología cara, empujándoles a contraer deudas más y más caras hasta que la deuda se haga insoportable. La deuda impagada llevará a la bancarrota de los bancos, los cuales tendrán que ser nacionalizados.

Lo gracioso es que después de alguna que otra duda de que el texto fuese cierto (la palabra tecnología en 1867 no suena muy natural, ¿no?), Cayo Lara reconoció que el discurso había llegado a sus manos ya redactado, dando por hecho que sus fuentes estaban contrastadas, y que a su vez la persona encargada de preparar el discurso había obtenido la cita de El Capital “de Internet“.

Al parecer la supuesta cita era falsa, y circulaba por Internet hacía tiempo, incluso el diario The Atlantic la había destapado en el mes de Enero, pero nadie se percató de ello en el equipo de Lara.

Aparte de la gracia que me provoca la situación bochornosa del momento álgido del discurso, donde se jaleaba la cita al grito de “Ya lo dijimos hace 142 años!!“, la situación reabre un viejo debate, acerca del gran problema de la información hallada en Internet: Nada está contrastado. Cualquiera puede (como yo) abrir un blog, o una página y agregar información al saco de la red, sin ningún tipo de filtro, lo cual es ABSOLUTAMENTE necesario que se mantenga así, por la propia naturaleza de la red.

Sin embargo, la facilidad de obtener la información rápidamente no debe nunca sustituir a un buen trabajo de documentación posterior, que contraste (en este caso) al menos, si la cita proviene del libro del que dice provenir, ¿no opináis lo mismo?

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Una cosa está clara. Internet da cabida a todo. Lo bueno y lo malo, lo cierto y lo falso. Aviso a navegantes: Cuando se pretende utilizar seriamente la información que circula por la red, es necesario contrastar las fuentes, sino, a veces, pasa lo que pasa. Para muestra, el botón de Cayo Lara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú