Si George Orwell levantara cabeza, quizá descubriese que su Gran Hermano de ficción de su novela 1984 (lectura muy recomendable, por cierto) es cada vez más real, en forma de multinacional tecnológica de nombre Google Inc.

Lo que comenzó como un proyecto de búsqueda de información interna en la Universidad de Stanford en 1995 se ha convertido en una corporación empresarial con números impresionantes en muchas magnitudes: número de empleados, facturación, inversión en I+D, eficiencia energética, etc.

El modelo de negocio seguido por la compañía ha sido sencillo y creo que se puede resumir en una sensación que experimentamos los que empleamos sus herramientas: Google nos ha dado gratis productos y servicios por los que estaríamos dispuestos a pagar. Puede sonar atrevido, pero plantearoslo: si Google decidiese que nos cobra 5 € al mes (por ejemplo) por usar Gmail hagámonos todos la pregunta: ¿los pagaría?. Yo sí, desde luego.

Con este modelo de negocio, la publicidad se convierte en el principal ingreso de explotación, y en un país como España con una cuota de mercado del 99% de las búsquedas en Internet, los anunciantes lo tienen claro a la hora de elegir. Este modelo de gratuidad, que algunos han apuntado como tendencia de futuro, ha conseguido también dejar en la cuneta a aquellos que no lo han entendido o no han sabido o querido adaptarse a tiempo.

¿Debemos de empezar a preocuparnos? Me explico: ¿qué sabe Google de nosotros? ¿quién no emplea al menos una o dos de sus herramientas en su uso habitual de Internet? No hay que ser usuario avanzado de Internet para al menos usar:

  • El buscador
  • Youtube
  • Gmail
  • Picassa
  • Blogger
  • Google Maps
  • Google Talk
  • Google News

Y si ya eres profesional, se amplia el abanico:

  • Gogle Analytics
  • Google Adwords
  • FeedBurner
  • Google Adsense
  • Alertas
  • Google Docs
  • Google Webmasters Tools
  • Google Reader
  • Google Sites

Pensemos por un momento que los chicos de Google no son tan majos, guapos y ricos, y de repente se dedican a “fisgar” en sus bases de datos. Podrían llegar a saber de nosotros:

  • Qué buscamos en Internet, en definitiva cuáles son nuestras inquietudes: si estamos preocupados por alguna enferemedad, si buscamos piso, si nos vamos de viaje, si queremos cambiar de trabajo, si lo estamos buscando…
  • Qué páginas web visitamos y cuanto tiempo pasamos en ellas.
  • Con quién nos escribimos, y qué le contamos.
  • Qué vídeos vemos (o subimos)
  • A qué feeds RSS estamos suscritos.
  • Si tenemos más de una cuenta de Gmail o de Google, pueden incluso determinar dónde trabajamos, o quiénes son nuestros clientes.
  • Las fotos de nuestras últimas vacaciones
  • Qué alertas tenemos configuradas: de nuevo cuáles son mis intereses
  • Qué noticias nos interesan más.

Inquietante, verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú