El otro día leyendo en el blog del ingeniero de Google Matt Cutts una entrada acerca del spam en Twitter, me encontré con un vínculo a un artículo de Michael Pinto en el que trata con tal humor y acierto la proliferación de gurús al amparo de la red social y el fenómeno 2.0 y no me pudo resistir: me puse en contacto con Michael para pedirle permiso para traducir su artículo y publicarlo en mi blog. Con su beneplácito, os animo a leerlo si queréis reiros del fenémeno 2.0 y de los jetas profesionales:

A los que habléis algo de inglés, os recomiendo leer el artículo original, que “transmite” mejor su esencia.

Los expertos en Social Media son el cáncer de Twitter (y deben ser frenados)

Casi ha pasado ya un día en Twitter sin que otro “experto” en social media haya elegido acecharme. Al principio comenzó inocentemente, de un día para otro (hace aproximadamente un año), varios amigos técnicos en informática comenzaron a autodeclararse gurus del social media porque decidieron pasarse el día entero en Twitter y Facebook. Y ahora un ejército de sus vástagos monitoriza Summize (nota:servicio de búsqueda adquirido por Twitter recientemente) en busca de carne humana.

El primer síntoma de esta enfermedad es lo que yo llamo “sordera social media”, un estado que sobreviene cuando el ámbito social de una persona excede los 500 amigos virtuales. El resultado en que esa persona es de una milla de ancho, pero de una pulgada de profundidad. De repente el amigo al que conocías desarrolla amnesia y comienza a ignorar tus mensajes directos. Lo que empieza como un simple Déficit de Atención por Trastorno de Hiperactividad se convierte en un estado de zombi total.

Entonces los zombies se siguen unos a otros: Notarás que de los 5.000 seguidores (followers de Twitter) que tiene un experto en social media, los 5.000 son a su vez “expertos” en social media. Su única forma de conversación es citarse unos a otros y hacer conferencias en twitter. Como todo buen esquema Ponzi (nota:estafa piramidal), los zombis líder pueden ganarse bien la vida alimentando los anhelos y aspiraciones de los zánganos currantes que repiten como un loro cada uno de sus posts.

Pero ahí es donde el problema nos salpica a nosotros los civiles: Los zombis de nivel bajo comienzan a acechar a cualquier inocente usuario de Twitter al que encuentran. No les importa quién es o en qué está interesada esa persona, porque el primer premio es el “auto-follow” (nota: herramienta de Twitter que te añade como seguidor de los que te siguen a tí automáticamente). Simplemente encontrando suficientes tipos que no tengan el “auto-follow” desactivado, inflan artificialmente su número de seguidores lo cual a su vez infla su “destreza” en el asunto. Muchos comienzan haciéndose esto unos a otros, pero en poco tiempo necesitan presas con carne humana.

Si eres tan desafortunado como para que te sigan, ahí es donde empiezan los problemas: En poco tiempo cualquier cosita que digas será acompañada de una recomendación no solicitada. Al principio podrás putear al zombi acerca de sus técnicas de venta intrusiva, pero desagraciadamente, los zombis no tienen sentido del humor. Lo que es todavía peor, los zombis no pillan una indirecta, y ahí es cuando mi amigo el botón de bloquear (nota:botón “Block” para bloquear a un usuario en Twitter) viene de perlas.

Arriba: Expertos en Social Media y SEO ya no son humanos (es decir, son "no muertos") así que no deberías sentirte culpable por dispararles. De hecho, puede ser un acto de placer una vez le coges gustillo

Arriba: Expertos en Social Media y SEO ya no son humanos (es decir, son “no muertos”) así que no deberías sentirte culpable por dispararles. De hecho, puede ser un acto de placer una vez le coges gustillo.

Sé lo que estás pensando: ¿No podemos salvar a estas penosas criaturas? La respuesta es NO!.

La prueba del concepto: Recientemente, en un podcast de News Gang, presencié un intento de salvación de un zombi y el resultado fue una gran cagada. Robert Scoble (ahora conocido por su nombre borg “teh Scobleizer) había sido absorbido por esta cosa de culto llamada Friend Feed. Así que el veterano de la industria Steve Gillmor y el héroe de acción Mike Arrington llevaron a cabo un valiente (pero inútil) esfuerzo por intentar salvar al pobre Robert, pero desgraciadamente sus súplicas racionales fueron ignoradas. en minutos, Scobleizer estaba de nuevo en Twitter, y esta vez estaba colando vínculos de afiliado de Amazon en sus chillidos para intentar rentabilizar su aflicción.

Arriba: Robert Scoble es el segundo zombi por la izquierda

Igual que las drogas, el social media puede ser una cosa buena en las buenas manos. Pero hay demasiada gente ahí fuera que no sabe lo que hace y simplemente se deja llevar. Desgraciadamente la mayoría de la gente simplemente no tienen la disciplina de guardarse para sí sus peores instintos.

Relacionado con esto, también existe un clan de zombis que son los expertos SEO. Estas criaturas son una variación obrera de los expertos en social media y habitualmente incluyen la palabra “webmaster” en su curriculum. En ocasiones los zombis de social media y los zombis SEO pueden ponerse de acuerdo para producir un mounstro de la estrategia del marketing, pero la mayoría de ellos son inofensivos ya que no usan la técnica “auto-follow”.

Para finalizar, le he dado muchas vueltas a la cabeza con este problema para conseguir una solución. Primero tuve la gran idea de hacer un script automatizado que detectase zombis y los bloquease nada más descubrirlos. Pero me di cuenta de que cualquier solución de software era inútil, dado que los devoradores de carne siempre se las arreglan para sacarte un paso de ventaja. Pero ¡entonces me di cuenta! Siendo un fanboy y habiendo visto demasiadas películas de monstruos me di cuenta de que la única solución era atraer a toda la población de expertos en social media y expertos SEO a una isla, y hacer que el presidente Obama autorizase el lanzamiento de un arma nuclear.

Arriba: Sé que es tentadora la solución cutre de simplemente usar una bomba atómica, pero habiendo visto tantas películas de estas sé que no será suficiente.

Fin?

Lo dicho: simplemente genial. Espero que nadie se sienta ofendido, pero la verdad es que hay mucha tontería últimamente con las etiquetas de “Experto en Redes Sociales”, “SEO y SEM”, “Experto en Web 2.0” y muchos más ejemplos, que, la verdad….

1 Comentario. Dejar nuevo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú